Fin de año

Os voy a contar una historia sobre Jesús, si, el tipo que hacía magia, y cómo pasó el fin de año con 16 años, es que el otro día gracias a un curso de Makiver, conseguir fabricar una máquina del tiempo con una cuerda, un despertador y un chicle de sabor a menta.

Jesús o como le gustan que le llamasen, “Er Jezu” era un chico normal a la edad de 16 años tan normal que lo conocí cuando hacía novillos mientras bebía una litrona al lado de una sinagoga. Según las imágenes pintadas de Jesús dicen que era blanco, pues no, era negro, con numerosos collares de oro en el cuello y un diente de plata, aunque hubo algo que me llamó la atención cuando lo vi mear sentado, era  transexual.

Pero lo que más me impresionó fue su gran uña del pié, según me dijo él no se la podía cortar por que era más dura que la plastilina que venden los chinos, cosa que le descartaba para jugar al fútbol de por vida ya que en su infancia amputó alguna pierna que otra a algún amigo.

Busqué a Jesús en el Tuentum, era el Tuenti de esa época, funcionaba a través de un sistema de palomas mensajeras y ornitorrincos, me añadió como amigo y me envió una invitación para ir a su fiesta de fin de año.

Cuando llegué a la fiesta ya estaban todos, el Pedro, el Matusalén, el Judas que no entiendo porqué miraba mucho a Jesús mientras se frotaba las manos y Fraga, que lo reconocí por los pantalones al estilo kachulero, hasta el sobaco.

Creo que por esa época había muchos problemas de próstata, porque estuvieron toda la noche entrando en el cuarto de baño der Jezu, entraban, inspiraban de una manera fuerte y al salir del cuarto de baño salían pegando saltos con la pupilas dilatadas. No me gustaba ese ambiente. Aprovechando que Jesús estaba borracho y del dicho de que ni los niños ni los borrachos mienten, le pregunté el origen de la canción esa de “la virgen se está peinando…”.

Lo de la virgen se está peinando y que tiene el pelo color oro era mentira, tenía cáncer, Jesús se reía de ella diciéndole que si era capricornio o cáncer, lo único de verdad que había en eso era que tenía una peluca color amarillo. El peine de plata fina fue un hurto, lo robo del Carrefour. Lo que más me sorprendió fue lo de los peces que beben y vuelven a beber, resulta que los peces son una banda de ocupas de pesebres que se alimentan solo de agua.

Ya muy entrada la noche la fiesta se desmadró demasiado, tanto que Buda el vecino de al lado, fue levitando hasta el cuartel de legionarios romanos para ponerles una denuncia. Yo me cagué las patas abajo pensando que sería el futuro almuerzo de unos leones, pero logré escapar a tiempo gracias a que esos legionarios se encontraban en ese momento en una orgía homosexual. Me escondí detrás de un arbusto.

Al final los romanos acabaron por coger a Jesús y se lo llevaron al cuartelillo.

-Hijos de puta- Decía cabreado Jesús- ¿No sabéis quien soy o qué? Yo soy el hijo de Dios y si quiero le llamo para que os envíen una buena ración de lepra. ¡Oye encima que os vendo la droga barata no me hagáis esto!

Anuncios

Acerca de Yo escribí esto

Nací en el seno de una familia aristócrata, más tarde me echaron cuando comencé a hablar, me dijeron: - a decir gilipolleces a otra parte
Esta entrada fue publicada en Agilipollados, Gente de la calle, Sobre mí. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s