Sin regalos

En mi anterior post hablé sobre el poder que tiene Santa Claus para destruir el mundo. Pues hoy al mirar mi correo y descartar ofertas de trabajo millonarias, hallé este mensaje:

Lo abrí:

¡Hostia Santa Claus me sigue! Se ha enterado que he descubierto su plan y ahora está tramando mi muerte para que no lo difunda. Posiblemente de hoy al veinticinco de diciembre pueda recibir un regalo con una bomba o peor todavía, una visita de unos testigos de Jehová obligándome a oír todo lo que dicen. Pero no se saldrá con la suya:

Anuncios

Acerca de Yo escribí esto

Nací en el seno de una familia aristócrata, más tarde me echaron cuando comencé a hablar, me dijeron: - a decir gilipolleces a otra parte
Esta entrada fue publicada en Agilipollados, Sobre mí, Teorias, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s